El mural cerámico con el nombre de Triana podrá ser finalmente contemplado por los turistas y los sevillanos. Otra cosa será que

Mario Daza Actualizado 27/08/2012 18:07
La primera fase del proyecto cubrirá la zapata con un mural cerámico de 11x4 metros que costará 60.000 euros. - Fran Palacio
INFO RELACIONADA
La Junta de Andalucía pide al Ayuntamiento que paralice el alicatado de la zapata de Triana
La elaboración de la cerámica de la zapata de Triana "no podía pararse"
Los azulejos para la zapata de Triana llevan un mes hechos y son de Castellón
El Consistorio acordó por urgencia y adjudicó sin concurso abierto el mural de Triana
Compartir:
El alcalde buscará "el sitio más idóneo" para el azulejo si persiste el rechazo de la Junta al revestimiento del malecón de la calle Betis.

El mural cerámico con el nombre de Triana podrá ser finalmente contemplado por los turistas y los sevillanos. Otra cosa será que su ubicación definitiva sea la zapata de la calle Betis -para la que fue concebido originariamente-, aspecto éste que dependerá del acuerdo definitivo al que lleguen las tres administraciones implicadas en el Consorcio de Turismo -promotor de la idea- y que no se conocerá hasta el encuentro que mantendrán durante el próximo mes de septiembre. Mientras, y por si la resolución fuese contraria al revestimiento del malecón, el alcalde ya anunció ayer que buscarán "el sitio más idóneo para colocar el azulejo".

Lo cierto es que con estas declaraciones realizadas por Juan Ignacio Zoido, se abre la puerta a la posibilidad de que desde el Ayuntamiento se esté trabajando en la búsqueda de una ubicación alternativa a la propia zapata, garantizando así el posible uso de unos azulejos que llevan ya varias semanas finalizados, sólo a la espera de que sean instalados en su espacio definitivo. Unos trabajos que según estaba previsto originariamente debían haberse ejecutado durante los días previos a la Velá de Santa Ana -a finales del pasado mes de julio- pero que finalmente fueron pospuestos sin una fecha concreta, ante las críticas contra el proyecto surgidas entre algunas de las plataformas vecinales del distrito.

A pesar de ello, el principal objetivo del Gobierno sigue siendo que el mural se instala en el lugar para el que originariamente se concibió, revistiendo el malecón. Una decisión que no dependerá la voluntad municipal, ya que junto al Ayuntamiento hay otras dos administraciones implicadas en su ejecución, a través del Consorcio de Turismo. Tanto la zapata como un tramo de la propia calle Betis son propiedad de Patrimonio del Estado, que en su día ya autorizó la colocación de este mural y que hasta el día de hoy no ha comunicado un posible cambio de criterio sobre el manifestado anteriormente. Sí lo ha hecho la Junta de Andalucía que, aunque en un principio lo autorizó a través de Turismo, pidió su paralización la semana pasada, por boca del consejero de Cultura, Luciano Alonso, por estar rodeado de "oscurantismo" y "falta de transparencia".

Frente a este cruce de contradicciones, el delegado del Distrito Triana, Francisco Pérez, insistía ayer en que se trata de un proyecto "conjunto", incluido dentro del plan turístico del Guadalquivir, "que no lidera el Ayuntamiento". Y que por tanto no se pueden exigir al Gobierno municipal ningún tipo de responsabilidades por la adquisición del mural cerámico, antes de que se confirmara definitivamente su instalación en la zapata. Ni al Consistorio ni al propio delegado, que advirtió que no es "el responsable de estos plazos de contratación". Sea como fuere, Pérez quiso dejar claro que el revestimiento del malecón contó desde su concepción con el apoyo de las tres administraciones implicadas, al ser concebido "como una señalización turística del río Guadalquivir", integrada dentro de los planes previstos de ejecutar por parte del Consorcio de Turismo.

"Ahora tendrán que dar explicaciones por este cambio de postura", explicó el delegado en referencia a la postura manifestada por Luciano Alonso. "Uno de estos socios, al parecer, curiosamente el consejero que era de Turismo e impulso la contratación y ahora es de Cultura, ha anunciado que dará marcha atrás", insistió. Mientras, y hasta que se reúna el Consorcio de Turismo, Pérez garantizó que "seremos respetuosos" y reiteró que la contratación de los azulejos no la hizo "ni Urbanismo ni el distrito".

Comentarios