El Gobierno abarata el despido a 33 días

La reforma laboral respeta los derechos adquiridos

El Gobierno abarata el despido a 33 días

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy una nueva reforma laboral que abarata el despido de 45 a 33 días por año trabajado y establece un máximo de 24 mensualidades. Elimina la autorización laboral para el despido a 20 días y flexibiliza los convenios colectivos.
Despido a 20 días por caída de ingresos

Las cinco claves de la nueva flexibilidad laboral

Raquel D. Guijarro - Madrid - 10/02/2012 - 14:24

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha explicado esta tarde al término de la reunión del Consejo de Ministros los ejes principales de la reforma laboral aprobada por el Ejecutivo.

En materia de despidos, tal y como había ido desvelando el Gobierno, se abarata la indemnización por despido improcedente de 45 a 33 días y se establece un nuevo máximo de 24 mensualidades en lugar de las 42 actuales. Respecto a las rescisiones de contratos por causas objetivas, la reforma ha decidido dejar su indemnización en los 20 días como ahora y un máximo de 12 mensualidades. Precisamente una de las novedades de la reforma es que establece que este despido de 20 días ya no precisará de autorización de la Administración en caso de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE). En todo caso, permanecerá el filtro del juez que será quien decida finalmente si es o no un despido objetivo. La ministra ha aclarado que el nuevo texto legal, que se tramitará como proyecto de ley, "respetará los derechos adquiridos por todos los trabajadores hasta la fecha de entrada en vigor de la reforma". Es decir, que para un trabajador indefinido que ahora tiene una indemnización por despido de 45 días, si su contrato se rescinde con la nueva reforma en vigor se le aplicarán dos tramos. Su indemnización será de 45 días hasta el momento de la entrada en vigor de la nueva ley y a partir de esa fecha se le calculará otro tramo de 33 días por año. Si el despido fuera por causas objetivas, la indemnización en todo caso será de 20 días por año trabajado y un máximo de 12 mensualidades.

Otro de los asuntos sobre los que había más expectación por ver cómo quedaría regulado por el Ejecutivo era el de la negociación colectiva. Así, la ministra también ha confirmado que se flexibilizará el marco legal para que las empresas en crisis puedan desvincularse de sus convenios colectivos. Es más, la reforma limita la ultraactividad de estos acuerdos a dos años. Es decir, que cuando culmine la vigencia de un convenio podrá seguir siendo aplicado durante un máximo de dos años y no con carácter indefinido como ocurría hasta ahora si sindicatos y empresas no sellaban un acuerdo. Esta había sido una demanda de la patronal sobre la que no había sido posible alcanzar el consenso con UGT y CC OO.

Bonificaciones a los contratos indefinidos

En materia de contratación, la ministra ha avanzado la puesta en marcha de una bonificación de 3.000 euros para jóvenes parados de hasta 30 años que sean contratados por empresas con menos de 50 trabajadores. Estos podrán compatibilizar el cobro de su nuevo salario con el 25% de la prestación por desempleo. "De forma, que por primera vez en España se permite percibir a la vez la prestación de desempleo con un salario", ha aclarado la ministra.

Para el autónomo o empleados de estos jóvenes habrá otra ventaja más. Se trata de que puedan reducirse de sus cuotas hasta el 50% de lo que le restaba por cobrar al joven en el paro.

Otras bonificaciones que se clarifican a partir de la entrada en vigor de la reforma laboral con las ayudas de 3.600 euros para menores de 30 años que sean contratados con carácter indefinido. Y la deducción de 4.500 euros a quienes contraten a parados de larga duración.

Báñez ha adelantado que a partir del próximo año volverá a estar prohibido el encadenamiento ilimitado de contratos temporales que decretó el Gobiernos socialista como medida para frenar el paro. En 2013 ya no será posible que un mismo trabajador tenga contratos temporales con la misma empresa más de 24 meses.

Comentarios