Que no cambio mi botellín por nada del mundo…

Se merecen que no miremos ni a un santo como San Miguel, ni a un monumento como la Alhambra, y ni a ninguna Estrella que miente diciéndonos que es del Sur.

De arte…  Vivan nuestros botellines de la Cruzcampo.

Comentarios