¡Enhorabuena padrino! Diario de Sevilla - La jubilación de López Rolán abre una nueva etapa en El Portón...

 

La jubilación de López Rolán abre una nueva etapa en El Portón

El establecimiento, inaugurado en 1958, cerrará por primera vez después de Navidad para la ejecución de obras de reforma

Carlos Navarro Antolín | Actualizado 11.12.2009 - 05:03

 

Manuel López Rolán, en la puerta del establecimiento.

Un clásico de la hostelería sevillana cambiará de manos en un mes después de 50 años de funcionamiento. Manuel López Rolán, responsable de El Portón, ubicado en la calle General Polavieja, se ha jubilado tras celebrar el diciembre pasado el cincuentenario de la apertura de un bar estrechamente ligado a la vida municipal por su cercanía con el Ayuntamiento, al mundo de la Justicia, de los tiempos en que la Audiencia Provincial estaba en la plaza de San Francisco, en la actual sede de Cajasol, y a las hermandades y cofradías, por haber sido y seguir siendo punto de encuentro de muchos cofrades de referencia de los últimos tiempos. La jubilación de López Rolán, al menos, no supondrá el cierre del establecimiento, pues ha alcanzado un acuerdo con su hermano Carlos, que regenta el bar anexo, el Don Carlos, para que se haga cargo de El Portón en una nueva etapa.
El bar cerrará después del día de Reyes para ser sometido a unas obras de reforma. Posteriormente reabrirá con el mismo nombre y funcionando con independencia del Don Carlos.
El Portón se inauguró a las siete de la tarde del 6 de diciembre de 1958. Manuel López Rolán tenía entonces 14 años y estaba al frente de la caja. Su padre, que venía de ser el encargado de Los Candiles, regentaba el nuevo negocio con la ayuda de siete empleados. El local había sido anteriormente una sastrería, por lo que fue reformado para acoger un bar de acuerdo con una estética que hoy permanece inalterada. Se conserva incluso el portón que da nombre al establecimiento, adquirido en el rastro de Madrid en 1957 por 36 pesetas. El suelo, las maderas, los azulejos y la barra son los originarios. De lo poco que se ha modificado en 50 años ha sido la máquina de café y las antiguas piletas de fregar, ya suprimidas.
López Rolán ha ejercido siempre de hermano de la Esperanza de Triana detrás de la barra, sobre todo vendiendo lotería de la cofradía, de la que ha llegado a repartir 85.000 euros en participaciones. Ha sido miembro de junta de gobierno con siete hermanos mayores distintos. Su cargo preferido ha sido siempre el de mayordomo, desde el cual ha realizado innumerables gestiones para conseguir que los enseres del paso de palio sean de plata

Diario de Sevilla - La jubilación de López Rolán abre una nueva etapa en El Portón...

0