TorrePelli continua sin retorno...

Un estudio que deberá aprobar la Unesco incluye a Sevilla en su «lista negra»
JAVIER MACÍAS / SEVILLA
Día 04/06/2012

KAKO RANGEL
Estado actual de la Torre Pelli, con 29 plantas construidas
El Ayuntamiento de Sevilla aseguró ayer que va a intentar convencer a la Unesco de que la Torre Pelli no supone ningún impacto negativo sobre el paisaje histórico de la ciudad, y que su construcción «no afecta ni influye» en la Catedral, el Alcázar y el Archivo de Indias, declarados Patrimonio de la Humanidad, toda vez que se ha conocido un informe que presentará el Centro del Patrimonio Mundial a la asamblea de la Unesco donde se incluye a estos monumentos de la ciudad en la Lista en Peligro de perder esta condición.

Éste, de aprobarse por la asamblea, es el último aviso para la ciudad antes de que le sea retirada la declaración de Patrimonio de la Humanidad, toda vez que en la propuesta de este centro se argumenta que no se han tomado las medidas necesarias para detener la construcción de la torre.

A este respecto, el delegado de Urbanismo del Ayuntamiento, Maximiliano Vílchez, señaló ayer que «vamos a seguir defendiendo la declaración de Patrimonio de la Humanidad de los tres monumentos; por eso esperamos convencer al organismo internacional de que la construcción de la Torre Pelli no les afecta». El delegado incidió en que «tampoco se pueden poner en juego todos los empleos que va a crear la Torre Pelli, por eso nuestra obligación es convencer a la Unesco».

Con respecto al apoyo de las administraciones, Vílchez destacó que «el Gobierno de España va apoyar a Sevilla para que los monumentos no pierdan la calificación», y pidió a la Junta de Andalucía «que se sume» para que las tres administraciones «vayan de la mano». De esta forma, si esto ocurre, «seguro que conseguiremos nuestro objetivo», algo que cree que va a pasar ya que «fue la Administración autonómica quien concedió la licencia de la torre».

Mientras tanto, lo único seguro por ahora es que este informe, de aprobarse en la próxima sesión que tendrá lugar a partir del 24 de este mes en San Petersburgo, dejará a la Catedral, el Alcázar y el Archivo de Indias en esa «lista negra», en la que la Unesco apunta a aquellos bienes declarados Patrimonio de la Humanidad que están «en peligro» para su conservación.

Este borrador consta de doce puntos en los que se cita que, como el Estado no ha detenido los trabajos ni se han tomado medidas para modificar la altura del rascacielos, «decide inscribir» estos monumentos «en la lista del Patrimonio Mundial en Peligro».

También, y antes de perder finalmente esta condición, se da un plazo límite para parar las obras: el 15 de agosto; y otro para rebajar la altura de la torre: a finales del próximo año.

De esta forma, el Ayuntamiento tiene una prueba por delante para convencer a la Unesco de que la torre no afecta al patrimonio o, en su defecto, para intentar parar una obra que se le ha levantado sin que, tal y como el propio alcalde manifestó en una entrevista a ABC de Sevilla, haya encontrado razón legal para pararla.

«No quisieron escucharnos»
Contra esto, el arquitecto miembro de la Plataforma «Túmbala», que lucha contra la construcción del rascacielos —que ya va por las 29 plantas—, José García Tapial, afirma que «parece lógico que, después de los avisos del Icomos y la Unesco, y sin que haya habido una reacción de las administraciones, entrarán en esa lista». Por su parte, se quejó de que el alcalde, Juan Ignacio Zoido, «no nos ha querido atender en todo este año que lleva de gobierno», mientras que «le hemos facilitado un dossier completo de todas las infracciones que le daban base legal para parar la obra». «En septiembre le presentamos un escrito indicándole la vía legal para paralizar la obra —una declaración de lesividad—, sin necesidad de pagar indemnización, pero yo no creo que Zoido tenga intención de parar la torre», señaló.

Comentarios