España acepta pedir el rescate bancario

España acepta pedir el rescate bancario

La reunión de los ministros ha analizado una ayuda de hasta 100.000 millones

Se espera un comunicado en breves momentos y una rueda de prensa de Guindos

Holanda presiona para imponer condiciones duras y que el FMI participe en el rescate

Holanda y Finlandia presionan para imponer condiciones duras a cambio del rescate

La publicación adelantada del informe del FMI ha acelerado el proceso

Luis Doncel Bruselas9 JUN 2012 - 18:52 CET1750

Guindos conversa con el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker. / EFETodo listo para el rescate de la cuarta economía de la eurozona. Los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro han concluido a pocos minutos de las 19.00 la reunión por teleconferencia convocada para decidir sobre el futuro de España y, según indica AFP, se ha acordado que el Gobierno pida el rescate, que contará con la participación del FMI. El orden del día de la cita, según habína informado previamente en fuentes oficiales europeas, no dejaba lugar a dudas: “La aprobación de una declaración que subraye la intención de España de solicitar la ayuda y el apoyo del Eurogrupo”. De hecho, según estas mismas fuentes europeas, durante el encuentro, que se ha prolongado durante más de tres horas, ya se han barajado cifras de un rescate que podría llegar hasta los 100.000 millones de euros, una cantidad que está muy por encima de lo que se había especulado. No obstante, está en juego asegurar el saneamiento de una vez por todas de la banca española, primero, para recuperar la confianza en España, después, y devolver la estabilidad al conjunto de la eurozona, inmersa en su peor crisis desde la puesta en marcha del euro.

A las 19.00 se espera un comunicado del Eurogrupo sobre la reunión y, media hora más tarde, el ministro de Economía español, Luis de Guindos, ha convocado a los medios en el Ministerio de Economía para explicar "los resultados de la reunión del Eurogrupo" y "las actuaciones sobre la recapitalización del sistema financiero español".

más información

"La cifra que se está debatiendo ahora podría ser de hasta 100.000 millones, pero aún no está cerrada" y es un tope máximo, han afirmado las fuentes consultada por AFP. Reuters también coincide en estas cantidades, que más que duplican las que maneja el FMI, que estima en 40.000 millones de euros la inyección necesaria para la banca española. La directora gerente de esta institución, la francesa Christine Lagarde, también participa en la teleconferencia.

El montante definitivo, sin embargo, probablemente no se conocerá hoy y se concretará una vez se conozcan los resultados de las dos auditorías independientes encargadas por el Ejecutivo español. Así, la cifra se decidirá "en función de los resultados de los análisis sobre las necesidades" de la banca española. A este respecto, se prevé que el Eurogrupo se vuelva a reunir en próximas fechas para confirmar la cifra, mientras fuentes comunitarias indican que, aunque la petición de ayuda se haga este fin de semana —que es lo más seguro, añaden—, el Gobierno puede esperar unos días para presentar una cifra concreta. Al final del proceso, serán el BCE y la Comisión Europea los que tengan que cuantificar la ayuda que va a llegar a los bancos españoles.

Junto a la cantidad de dinero, está por ver cuáles serán las condiciones que los socios del euro exigirán a España a cambio del programa de asistencia para su banca y si se confirma que, tras la cesión de Alemania, se cerrará un rescate suave con ajustes restringidos al sector financiero. "El Gobierno deberá limpiar el sector bancario", ha asegurado una fuente europea a AFP. Sin embargo, Holanda y Finlandia están presionando para someter a España a unas condiciones muy duras a cambio la ayuda, según han indicado en fuentes comunitarias.

Una empleada de una empresa de comida entra en el Ministerio de Economía, donde está reunido el ministro, Luis de Guindos, con sus colegas de la eurozona por teleconferencia. / ULY MARTÍN

Holanda es uno de los más duros en la negociación. Sus pegas provienen, según fuentes comunitarias, de su insistencia en que el FMI participe en el plan de rescate. España, sin embargo, se niega en redondo a que el organismo internacional intervenga para evitar parecidos con los tres rescates anteriores, lo que aumentaría el riesgo de que el país quedara estigmatizado en los mercados. Holanda, en cambio, defiende que el FMI es el único con la experiencia necesaria en supervisión bancaria para controlar unas ayudas que van a ir dirigidas precisamente al sector financiero. Pese a que parece que, al final, el Fondo tomará parte en el programa de asistencia, no incluirá un plan de austeridad al Estado español, matizan fuentes conocedoras de las negociaciones.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, también participa en la reunión del Eurogrupo

Alemania, en cambio, añaden estas fuentes, está de acuerdo más o menos en los principios generales. “Rajoy se ha dedicado estos días a trabajarse a Merkel y ha olvidado un poco a los socios más pequeños. El trato consiste en que Berlín acepta un rescate suave y que, a cambio, se solicite cuanto antes con vistas a evitar cualquier contagio de un mal resultado en las elecciones griegas”, asegura un alto funcionario comunitario al tanto de las negociaciones de estos últimos días.

Desde las autoridades comunitarias añaden que el comunicado posterior al Eurogrupo incluirá la petición de rescate. El Gobierno español ni confirma ni desmiente que en la reunión se vaya a tratar el plan de salvamento para Españay dice que, en todo caso, informará de lo sucedido tras el encuentro. Fuentes comunitarias han asegurado a AFP que, de hecho, el Ejecutivo ya habría solicitado activar el programa de manera no oficiosa hace algunos días. La petición formal, en cualquier caso, podría retrasarse hasta mañana a la espera de cómo avancen las negociaciones. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, aguardan en sus respectivos despachos el fin de la teleconferencia. Además, Moncloa mantiene, en principio, el viaje de Rajoy de mañana para asistir al primer partido de España en la Eurocopa de fútbol de Polonia.

Si tal y como parece el ministro de Economía, Luis de Guindos, se da por vencido y acepta la necesidad de recibir varias decenas de miles de millones de euros para evitar que buena parte de su sector financiero caiga en la insolvencia, las presiones externas habrán acelerado los plazos. Porque el Gobierno prefería esperar a conocer los informes del FMI y de las dos consultoras privadas Roland Berger y Oliver Wyman, cuya publicación está prevista a lo largo de las dos próximas semanas.

La cifra de 100.000 millones "está dirigida a los mercados" y es un tope máximo, afirman fuentes comunitarias

Pero los datos del organismo que dirige Christine Lagarde han llegado antes de lo previsto y todo el proceso se ha acelerado. “Todo el mundo espera que España va a pedir ayuda. Hay incluso conversaciones sobre el monto, que podría llegar a los 80.000 millones”, ha dicho el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, en la radio pública. También han influido las prisas de los países más ricos de Europa. Pese a que la canciller alemana, Angela Merkel, sostenía ayer mismo que solicitar el rescate era una decisión autónoma de España y que su Gobierno no presionaría, los mensajes que llegaban del Banco Central Europeo (BCE) y de algunos Gobiernos eran cada vez más evidentes.

El presidente del Eurogrupo y primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, ha pedido hoy mismo una solución rápida y urgente para los problemas de España. También el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, ha aconsejado al Gobierno español que no retrase esta medida por miedo a las condiciones para recibirlas. "Si España se ve desbordada por sus necesidades financieras debería aprovechar los instrumentos que se han creado para ello", ha señalado Weidman.

En este punto, fuentes citadas por el periódico económico Wall Street Journal indican que la cifra de 100.000 millones con la que parece que se ha abierto las negociaciones "está dirigida principalmente a los mercados, y eso no quiere decir que el desembolso real llegue a tal cuantía", porque la gran preocupación de todo esto es atajar las turbulencias que amenazan el futuro del euro. En caso de que finalmente la cuantía de la ayuda fuera esta, se trataría de uno de los mayores rescates financieros de la historia. La respuesta de España, añaden, debe ser "drástica y rápida", y sería más que conveniente que estuviese cerrada antes del próximo domingo, 17 de junio, cuando se celebran las elecciones griegas. El objetivo de ello es evitar mayores problemas en los mercados de los países de la eurozona bajo sospecha, como España pero también Italia, en caso de una victoria de los partidos griegos que no descartan una salida de la Unión Monetaria.

Ayer fue el gobernador del Banco Nacional de Austria y miembro del BCE, Ewald Nowotny, el que reclamó rapidez. “Cuanto más se aplazan las decisiones, más caras pueden volverse. La experiencia demuestra que es mejor pedir ayuda más pronto que tarde”, dijo ayer. El vicepresidente del BCE, Vitor Constâncio, que admitió las conversaciones con España, dijo ayer que es posible que el Gobierno pida el rescate hoy sábado. El portugués también reclamó a Madrid “una respuesta urgente para calmar a los mercados”.

Aunque el mecanismo de salvamento se active hoy no está claro que vaya a incluir desde el primer momento las necesidades de recapitalización. Algunas fuentes apuntan que se podría anunciar el plan para ahuyentar el riesgo de una fuga de capitales tras las elecciones griegas, y que en las próximas semanas, cuando se conozcan los análisis de los consultores privados, se concretarán las cifras del rescate.

El diputado socialista Eduardo Madina ha dicho en la Cadena Ser que el líder de su partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha mantenido una conversación esta mañana con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. “No sé de qué, pero han hablado en las últimas horas”, ha asegurado.

0