La Junta se opone al mural cerámico de Triana pero no logra detenerlo

José Gallego Espina Actualizado 08/06/2012 22:54
INFO RELACIONADA
La zapata de Triana contará con murales con cerámica tradicional
El teatro de Triana abrirá su primera fase en otoño pero no podrá continuar
Compartir:
La primera fase del proyecto para cubrir con un mural cerámico el malecón de la calle Betis ha conseguido esta semana el visto bueno de la comisión municipal de Cultura, con cuatro votos favorables y tres contrarios. Los tres técnicos que mostraron su rechazo a esta iniciativa han sido los nombrados a propuesta de la administración autonómica, que no parece demasiado partidaria de colocar un letrero artístico -de once metros de largo y cuatro de alto- con el nombre de Triana en la zapata del río. El Consorcio de Turismo invertirá 60.000 euros en esta suerte de alicatado, que saldrán en parte del Plan Turístico de Sevilla, que por cierto cuenta con fondos procedentes de la Junta.

El delegado provincial de Cultura, Bernardo_Bueno, aseguró ayer a El Correo que su departamento no tiene competencias en la zona en la que se va a situar este rótulo, que no requerirá del pronunciamiento de la Comisión Provincial de Patrimonio, ya que esa área está delegada en la comisión municipal. No obstante, avisó de que en cualquier caso está estudiando el proyecto por si hubiera algo que objetar.

Bueno advirtió de que la segunda fase de este proyecto, que contempla cubrir con otro mural la zona del malecón más cercana al Paseo de la O, antes de la Velá de 2013, sí necesitará el permiso de la comisión provincial, aunque no quiso aventurar nada.

Este segundo mosaico, con un presupuesto de 120.000 euros, reproduciría una vista de la orilla trianera basada en un dibujo de 1567 de Anton Van Den Wyngaerde.

Todo parece indicar que la propuesta del_Ayuntamiento para revitalizar turísticamente esta zona no va a escapar de la polémica. De momento, la Asociación en_Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa) manifestó ayer su rechazo a la idea de cubrir la zapata del río con cerámicas.

"La Junta debe actuar porque esto afecta directamente a la lámina del río y a los monumentos cercanos", señaló su presidente, Joaquín_Egea, quien aseveró que el panel "no mejorará la imagen de la ciudad, pero puede perjudicarla". A su juicio, este proyecto es "un cutrerío". "Creemos que es necesario otro planteamiento patrimonial en Sevilla. Hay muchas cosas paradas y ese dinero vendría mejor para otras cuestiones. Esa pared no necesita arreglos ni cerámicas", añadió, no sin dejar claro que mucho más grave "es que no se pare la Torre Pelli o que la Caixa ejecute su proyecto en Atarazanas".

Desde el grupo municipal socialista la concejal Mercedes de Pablos también calificó de "barbaridad" la iniciativa, por lo que ha solicitado al gobierno las actas de la comisión local de patrimonio, ya que en su opinión "no se debe dar un tratamiento de interior a una zona patrimonial exterior".

Mientras, en internet las redes sociales echan humo. En Facebook se ha creado un grupo, Salvemos Triana... y_Sevilla, que rechaza la propuesta municipal y suma ya más de 3.200 apoyos. Se opone a la colocación del mural cerámico. "No entendemos cómo se quiere transformar uno de los mejores paisajes de la ciudad. No promulgamos el inmovilismo, nos mueve el sentido común ¿Por qué cambiarlo? ¿Por qué no se trata tan sólo de una obra de restauración y consolidación?", manifiesta el grupo, que compara la idea con episodios de "destrucción" como la reforma de la Alameda o la plazas del Pan.

Por su parte, Julián_Sobrino, profesor de la Hispalense y experto en patrimonio industrial español, asegura que este proyecto es "un gasto inútil" que además atentará contra el paisaje histórico de Sevilla._"Esa fachada de Triana es lo único que queda para recordar el puerto fluvial de Sevilla, después de que se domesticara el río en las zonas de Arenal y Los Remedios". "Colocar ese rótulo es tautológico, redundante, absurdo y hortera", dijo.



Y a juicio del arquitecto Víctor Pérez Escolano la colocación del panel cerámico "es un error que se debe y se puede evitar". Pide al alcalde que consulte con historiadores del arte antes de llevar a cabo las obras en "ese fragmento del paisaje urbano histórico del Guadalquivir, que ha sobrevivido hasta nuestros días desde que fuera construido a finales del XVIII". "¿Por qué agredirlo con una decoración cerámica ajena a sus fundamentos originales?", arguye.

Comentarios