Salud pone a disposición de los ciudadanos un simulador que permite medir el riesgo cardiovascular.

 

 

Este instrumento de cálculo, avalado por sociedades científicas de cardiología, está disponible en la página web de la Consejería de Salud

cardiopatias

La Consejería de Salud ha puesto a disposición de los ciudadanos una herramienta que, de manera interactiva, permite medir el riesgo cardiovascular ajustado a unos parámetros de edad, sexo y hábitos de vida. Asimismo, permite recalcular el resultado obtenido en caso de cambiar el estilo de vida por otros más saludables.

Esta calculadora está disponible en a web de la Consejería de Salud (www.juntadeandalucia.es/salud/calculadora) y está indicada para personas con edades comprendidas entre los 40 y los 65 años, especialmente para las que pueden tener uno o varios factores de riesgo cardiovascular y no estén diagnosticadas con anterioridad. La Sociedad Europea y Española de Cardiología utiliza también este método de determinación de riesgos en sus sitios web.

Los resultados que se obtienen tras el cálculo son orientativos y sólo el médico, de acuerdo con otros factores de riesgo o enfermedades relacionadas, es el que puede establecer los riesgos cardiovasculares definitivos. Si bien, resultan orientativos para establecer un posible riesgo e iniciar un cambio de los hábitos de vida hacia otros más saludables.

En este sentido, la misma herramienta de simulación ofrece al ciudadano la opción de recalcular su posible riesgo en el caso de que deje de fumar o mejore el nivel de colesterol, lo que permite observar, además, cómo la modificación de determinados hábitos de vida por otros más saludables puede llegar a mejorar o cambiar radicalmente el posible riesgo.

Para conocer los riesgos, la calculadora solicita, entre otros, los siguientes datos: sexo, edad, si se es fumador o no, la presión arterial y los niveles de colesterol. Tras completar todas las variables, la calculadora muestra los resultados en los que se indica, en tres niveles (bajo, moderado o alto), el riesgo de fallecimiento por enfermedad cardiovascular en 10 años. Además, permite recalcular los resultados si se consiguen modificar algunos de los factores de riesgo.

Junto a este método, se ofrece información de interés para el ciudadano al objeto de conocer el camino para alcanzar un grado óptimo de salud cardiovascular (Declaración de Luxemburgo). Así, se indica cuáles deben ser los niveles adecuados de colesterol, de presión arterial, de índice de masa corporal (IMC), y las recomendaciones sobre actividad física y dieta saludable necesarias para alcanzarlos.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en España y en los países desarrollados, tanto en hombres como en mujeres, además constituyen una de las más importantes causas de discapacidad. Para evitar la aparición de estas enfermedades hay que detectar y corregir los factores de riesgo asociados a ellas, de ahí la utilidad de instrumentos como la calculadora de riesgo cardiovascular, con la que cada persona puede conocer su propio riesgo sin necesidad de acudir a la consulta.

Portal de Salud

Comentarios