La Guardia Civil regula en tráfico en Triana. Diario de Sevilla - La Guardia Civil tuvo que controlar el tráfico en la ciudad por...

 

La Guardia Civil tuvo que controlar el tráfico en la ciudad por falta de policías

Los agentes del instituto armado y voluntarios de Protección Civil suplieron la falta de agentes locales en los actos de beatificación de la madre María de la Purísima y en las salidas de otras procesiones

Jorge Muñoz | Actualizado 22.09.2010 - 09:11

Guardias civiles y técnicos de Protección Civil realizando labores de regulación del tráfico en la ciudad por falta de policías locales. Ésta es la singular imagen que pudo observarse la tarde del pasado sábado en varios puntos de la ciudad, con motivo de la salida extraordinaria de la Macarena para presidir en el Estadio de la Cartuja la ceremonia de beatificación de la madre María de la Purísima y de la salida de otras procesiones.
El conflicto que mantiene la plantilla de la Policía Local con el Ayuntamiento por el retraso en el pago de las horas extraordinarias y la negativa de los agentes a hacer más servicios de productividad hasta que se logre un acuerdo, está en la base de que otros cuerpos policiales o los grupos de voluntarios de Protección Civil se hayan visto obligados a ejercer el control del tráfico dentro de la ciudad.
La Guardia Civil sólo tiene competencias para regular el tráfico fuera de la ciudad, en las vías interurbanas y en el resto de carreteras, pero aun así el pasado sábado los agentes de la Benemérita tuvieron que colaborar en la regulación del tráfico. Sucedió en la Plaza del Altozano, donde la falta de policías locales se hizo patente en la salida de la hermandad de la Pastora de Triana. La singular imagen del agente desviando los vehículos para permitir el tránsito de la hermandad fue captada por un videoaficionado, al que sorprendió la presencia no habitual de un agente con tricornio realizando estos menesteres.
Lo mismo ocurrió, aunque en este caso fueron técnicos de Protección Civil los que intervinieron, con el traslado de la Macarena al Estadio de la Cartuja. Cuando salió la Macarena de su basílica había una triple fila de vehículos estacionados en el recorrido -cuando hay suficientes policías locales los coches mal aparcados son retirados del itinerario-, lo que obligó a los integrantes del cortejo a apagar los cirios y a recorrer la calle Don Fadrique en una única fila.
Al regreso de la procesión, volvieron a verse agentes de la Guardia Civil regulando el tráfico en la glorieta del estadio.
La situación del tráfico en la ciudad también se vio complicada con motivo del tránsito de otras procesiones, como sucedió con la de la Virgen de la Luz (San Esteban), donde la llegada de un patrullero de la Policía Local para atender a un autobús que había quedado atrapado hizo creer a los hermanos que los policías se habían acercado para regular el tráfico, lo que generó más críticas del público que se había congregado a las puertas de la iglesia.
El problema es de tal magnitud que incluso el Consejo de Hermandades y Cofradías se está planteando la posibilidad de recurrir a Protección Civil para que los voluntarios realicen las funciones propias de la Policía Local ante la falta de agentes. Las cofradías entienden que se trata de una cuestión de orden público, por lo que la presencia de los voluntarios de Protección Civil puede resultar imprescindible para garantizar la seguridad y evitar problemas en las salidas procesionales.
La situación del pasado fin de semana puede repetirse el próximo, porque entre el sábado y el domingo está prevista la salida de hasta cinco hermandades y una romería en distintos barrios de la ciudad.
Los voluntarios de Protección Civil no sólo han intervenido para regular el tráfico en estas salidas procesionales, sino que también lo han hecho en otros eventos que han tenido lugar en las últimas semanas, cuando se ha agravado el conflicto por el rechazo de los policías a participar en los servicios de productividad u horas extras. De esta forma, el pasado domingo también hicieron labores de regulación de la circulación con motivo de una marcha ciclista que obligó al corte de varias calles.
La ausencia de policías locales desde que se inició el conflicto de las horas extras se está percibiendo con mayor incidencia los fines de semana porque si antes se podían establecer servicios en los que podían participar una media de entre 20 y 30 patrulleros, desde que los agentes renunciaron a las horas extras hay turnos en los que sólo han podido salir cuatro patrulleros.

Diario de Sevilla - La Guardia Civil tuvo que controlar el tráfico en la ciudad por...

Comentarios