Dios salve a la Reina (Isabel II)

Símbolo. El de Triana fue uno de los 400 puentes de todo el mundo que se cortaron (parcialmente) al tráfico para dar cabida a actuaciones musicales por la Paz y la Mujer.

Francisco Correal, sevilla | Actualizado 09.03.2012 - 08:46

zoom

Los Escarabajos y, detrás, The Majorettes, actuando ayer en el puente de Triana.

EN cuatrocientos puentes de todo el mundo secundaron ayer, día de Internacional de la Mujer Trabajadora, la iniciativa de la ONG Women for Women de responder con música, deporte y cultura a las agresiones contra la paz en el mundo. En Sevilla se eligió el puente de Triana (o Isabel II) y la cosa terminó como el rosario de la aurora.
"Una iniciativa en contra de la guerra y organizada por mujeres, ¿qué futuro tiene?", decía con retranca Rafa Arboleda, que se sumó con un texto reivindicativo en el que describía la transformación del jazz o el mariachi en músicas para la armonía pese a sus orígenes castrenses.
El corte musical del puente de Triana, esta Velá transversal que por poco se convierte en cucaña, acabó con un policía municipal pidiéndole el DNI a Margarita Asuar, organizadora del evento. No se respetó el corte de tráfico a la hora pactada, hubo que retirar del puente por razones de seguridad a un centenar de alumnos del colegio Santa Ana que acudieron con sus lecturas y dibujos alusivos. Y, como colofón del desaire, agentes municipales obligaron a los músicos a recoger sus bártulos sin que se desarrollaran las actuaciones programadas.
No había mejor escenario. Y pese a la descoordinación se produjeron momentos mágicos. Cruzaba el puente de Triana Lole Montoya ajena a la celebración. Se involucró inmediatamente y cambió impresiones con Antonia Ávalos, historiadora mexicana de Guanajuato, y con Charo Claro, empresaria de Almensilla, componentes ambas de la Fundación Ana Bella para la ayuda a mujeres maltratadas y mujeres separadas. Piedad Parejo, consejera del Sevilla F.C., leyó un mensaje solidario junto a la calle Betis.
Los Escarabajos abrieron la parte musical. "Sin mujeres no hay hombres, ¿no lo sabéis?", dijo Enrique Sánchez, líder del grupo, que recordó que ayer se cumplían cincuenta años del debut de los Beatles en la BBC. Sánchez apadrina a otros dos grupos presentes: produce el álbum Neverfading del cuarteto femenino The Majorettes y es el padre de Enrique Junior, componente del quinteto de hard rock N.I.L.I.S. (Nothing is like it seems).
Curro Silver Barber, el barbero y coleccionista de Silvio, preparaba su repertorio: Andalucía, del maestro Lecuona; Apache, de los Shadows, Jinete en el espacio y Camino hacia México.Como el jazz, don Curro también tiene origen castrense: se inició como barbero pelando reclutas en Tablada.
El público reunido en el puente de Triana se quedó sin oír a la Otto Music Band y su tributo a Triana, Dire Straits, Santana, Gary Moore y Pink Floyd. Lo forman Manuel Miranda, cantante, y los hermanos Otto y Conrado Engelhardt, bisnietos del alemán que fue primer director de la Compañía Sevillana de Electricidad.
Margarita, está linda la mar, negociaba a tres bandas: los músicos, los colegiales, los policías, alguno de los cuales le insinuó que podría acabar detenida. "Soy abogada y conozco mis derechos. Ha sido una situación muy violenta, en presencia de mi hija". Arboleda volvió a cruzar el puente. Locutor de leyenda, nació en Úbeda y estudió en el mismo colegio que Joaquín Sabina.

0