A otro colegio por ser "de la". El Correo de Andalucia.

A otro colegio por ser "de la" C. Prieto Actualizado 10/09/2011 20:28 Marta Pérez, la madre del niño no admitido por la ordenación de su apellido, ante el colegio del Rosario. - Jonathan Palanco/ ATESE Compartir la noticia: facebook twitter meneame delicious Jesús no podrá ir al centro elegido por sus padres por la preposición de su apellido Marta Pérez y su marido, Jesús de la Rocha, querían que su hijo estudiara en el Colegio Nuestra Señora del Rosario, en Triana, junto a su casa, con sus primos y donde recibiera un educación religiosa. Pero la denuncia de un padre, tras aparecer inicialmente en la lista de admitidos, le ha dejado fuera. Y es que, pese a todas las precauciones que tomaron para que no hubiera problemas con su apellido, el tener una preposición y un artículo delante le ha jugado una mala pasada al pequeño Jesús. Siguiendo las normas que establece la última edición de la Ortografía de la lengua española, rellenaron la solicitud de inscripción de su hijo manteniendo el orden de los apellidos tal cual: "de la Rocha". Si bien, ante la posibilidad de que, en lugar de ordenarlo alfabéticamente por la r, lo hicieran por la d, ya que Marta había oído que era una norma no escrita en la Delegación de Educación, envió un fax el 12 de abril tanto al Colegio como a la Consejería advirtiendo a las personas que tuvieran que elaborar la lista de admitidos que debían, siempre según establece el manual de ortografía que edita la Real Academia de Española, ordenarlo por la R. Y así se hizo. Cuando salieron las listas de la baremación, Jesús aparecía por orden en la R. Días después, el 9 de mayo, la directora del centro educativo se puso en contacto con Marta para explicarle que, debido a la denuncia de un padre, el apellido del niño se ordenaría por la d. "Mi asombro fue cuando pregunté en qué norma se habían basado para cambiar una lista publicada, para poder centrar mi recurso en dicha norma, y me comunicaron que son instrucciones dadas por la Delegación pero que no hay nada escrito". Fuentes de la Delegación de Educación de Sevilla confirmaron a este periódico que, efectivamente, por decisión interna, los apellidos "se ordenan tal como sean escrito por los padres en el formulario de la inscripción". El objetivo de esta medida es evitar la picaresca de quienes varían el criterio en función del resultado del sorteo o la baremación. Precisamente el fax que antes de que se elaboraran las listas envió Marta Pérez al colegio y a la Consejería la dejan fuera de duda ante esa picaresca. Sin embargo, el 12 de mayo, cuando salieron publicadas las listas de admitidos, Jesús figuraba en la de no admitidos, aunque su apellido aparecía ordenado por la R, "en lugar de por la d, por lo que lo habían desechado", mientras el resto de aspirantes con los mismos apellidos y puntos estaban en la lista de admitidos. Esto le perjudica doblemente, pues además de no estar admitido, "ahora está el último en la lista de admitidos". Cuatro días después, presentaron su primera reclamación ante la Delegación, que desestimaron "sin fundamento legal alguno, porque así se hace en los centros de la zona de influencia". El segundo recurso aún está a la espera: "Nos han dicho que no estará resuelto hasta finales del octubre o primeros de noviembre". Y pese a que "todos nos dan la razón, incluidos los funcionarios de la propia Delegación de Educación", y a los intentos del Defensor del Pueblo, Jesús empezará mañana lunes las clases en el colegio público San Jacinto, próximo a su domicilio, aunque no tanto como el del Rosario. La ventaja es que la directora de este centro es la presidenta de la Comisión de Escolarización del Distrito Triana-Los Remedios, con la que su familia ha estrechado lazos en este duro periodo de recursos y alegaciones. La ortografía manda. Imprimir
0