Las otras torres Pelli del mundo

Las otras torres Pelli del mundo

Sin interésPoco interesanteInteresanteMuy interesanteImprescindibleN. Jiménez Actualizado 28/01/2012 20:36

Londres, Berlín, Viena o Colonia tienen rascacielos junto a su Patrimonio Mundial

Ciudades y edificios declarados Patrimonio de la Humanidad hay cientos, así que no es de extrañar que existan ejemplos de torres que también se hayan levantado en el entorno de estos bienes protegidos sin la oposición de la Unesco, un organismo que en algunas ocasiones ha empleado distintas varas de medir. Eso sí, los defensores de la paralización del rascacielos de la Cartuja también tiene ejemplos que avalan sus tesis. Hay ciudades que ante las recomendaciones de Icomos, el organismo asesor en materia de Patrimonio de la Unesco, han desechado proyectos que podrían afectar a sus tesoros históricos. Son los casos de Oviedo y Viena. Incluso en Moscú se descartó levantar una torre cerca del Kremlin. Dresde, por su parte, perdió el título al construirse un puente en el valle del Elba, un paisaje protegido.

Con todo, la construcción en altura parece no parar, aunque las tendencias arquitectónicas vayan más encaminadas a modelos como el de Abengoa en Palmas Altas. Uno de los ejemplos más mencionados por los defensores de la torre Pelli, a 1.680 metros de la Catedral, es el de Londres, donde a 815 metros de la Torre de Londres, Patrimonio Mundial, se levanta la Shard of Glass de Renzo Piano, el edificio más alto de Europa con 306 metros. No obstante, en Londres algunos otros proyectos en altura se han caído por la crisis económica.

En Viena, el Ringturm con sus 109 metros se alza a sólo 920 metros de la Stephansdom, también con el sello de la Unesco, mientras que en Berlín, a sólo medio kilómetro del Altes Museum (Patrimonio Mundial) se eleva el Plattemitte No Hotel, con 240 metros de altura. La Catedral de Colonia, también protegida, tiene a 1.200 metros la Koln Turm con sus 150 metros de altura, y en México DF la Torre Latinoamericana se levanta con 183 metros de altura a 780 metros de la Plaza del Zócalo. Y uno de los ejemplos más reveladores de los vaivenes de la Unesco es La Chaux de Fonds, una ciudad suiza que toda ella es Patrimonio Mundial. Sin embargo, tiene una nueva torre de 60 metros con una estridente estética en su interior.

Comentarios