El Ayuntamiento recepcionará el Charco de la Pava en 6 meses - abcdesevilla.es

 

La Confederación Hidrográfica termina a final de verano las obras del nuevo parque

m.d. alvarado / sevilla   Día 02/07/2011 - 21.22h

El Ayuntamiento recepcionará el Charco de la Pava en 6 meses

gogo lobato

Sevilla contará con un nuevo parque de 180.000 metros cuadrados a las puertas del Aljarafe

Sevilla está a punto de contar con un nuevo parque. Los trabajos que desde hace tres años lleva ejecutando la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir en el Charco de la Pava están en su fase final. De hecho se prevé que las obras de acondicionamiento de las, aproximadamente, 80 hectáreas que conforman ese espacio que sirve de frontera entre la capital hispalense y el Aljarafe, concluyan a final de verano y que se dejen para el otoño las últimas plantaciones. No será hasta dentro de unos seis meses, es decir a final de año o primeros de 2012, cuando el Ayuntamiento, según señalaron a ABC desde Urbanismo, recepcionará el nuevo parque, un trámite en principio necesario para abrirlo al disfrute de todos.

El nuevo parque del Charco de la Pava es uno de los proyectos incluidos en el convenio suscrito hace ocho años entre la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y el Ayuntamiento de Sevilla para la regeneración de las márgenes del río. El presupuesto ha sido de 17,5 millones de euros, financiados en un 70% a través de Fondos Feder y el resto por la Corporación municipal.

La zona de actuación es la comprendida entre el puente del Patrocinio y el Reina Sofía. El objetivo era crear un «parque dunar» y para ello los trabajos se han centrado en generar lomas, senderos, árboles, estancias y plazas que dan a ese espacio, hasta ahora baldío, un gran variedad topográfica pero también la máxima diversidad ecológica, en el que los distintos relieves configuran un nuevo paisaje. Esas actuaciones se han completado con otras dirigidas a fomentar su uso. Para ello se ha creado un itinerario de carril bici de 4,6 kilómetros de longitud y una red de caminos peatonales hechos de adoquines.

Además, las obras han tenido que adecuarse a los usos que ya existían en la zona, desde las instalaciones deportivas existentes —hay varias pistas polideportivas— a la ubicación en ese espacio de los aparcamientos de la Feria, lo que ha implicado las actuaciones en los caminos existentes para el tráfico.

A esa labor se suman los trabajos para la mejora de la accesibilidad al nuevo parque desde Triana a través del Muro de Defensa. Eso ha supuesto la construcción de un paso inferior de uso peatonal de 11,5 metros de ancho y 30 metros de largo, que está en fase de finalización y que permitirá la conexión entre Ronda de los Tejares y el Charco de la Pava. La ejecución de este paso ha obligado a instalar dos compuertas metálicas ablatibles que se cerrarían si hay una crecida del Guadalquivir ya que, hay que recordar, el Charco de la Pava es zona inundable. Asimismo, se ha ampliado el Muro de Defensa en la parte superior para realizar una acera que discurre junto a la carretera a lo largo de unos 1.200 metros aproximadamente.

Las obras está previsto que terminen al final de verano

Las obras está previsto que terminen al final de verano. Hasta entonces está pendiente de realizar el desvío de una arteria de abastecimiento de Emasesa que discurre próxima al Muro de Defensa. Cuando esta obra se acabe se eliminará la arqueta situada en el paso inferior y se adecuará el tramo de acera que discurre sobre esa parte de la carretera. Entonces, sólo quedará el acondicionamiento vegetal del talud, una tarea que se hará cuando la climatología lo permita (la mejor fecha para las plantaciones es otoño).

El acondicionamiento de ese talud será la última de las numerosas plantaciones e hidrosiembras que se han realizado en la zona.

El parque contará con 180.000 metros cuadrados de pradera natural, más de 3.800 árboles y cerca de 25.000 arbustos, y será un nuevo espacio verde del que los ciudadanos podrán disfrutar en unos pocos meses.

Un muro con puertas

La ejecución del paso peatonal entre Triana y el Charco de la Pava implica la colocación de unas compuertas que evitaran que, en caso de crecida del río, el agua llegara al Turruñuelo y al Patrocinio. Las compuertas, que van en el centro del paso interior, tienen 5,86 metros de longitud, 4 metros de altura y 0,345 metros de anchura. Cada compuerta pesa 5.000 kilos. El cierre es automático pero puede ser manual. Se basa en un sistema de poleas y cabrestante. Tarda 20 minutos si se hace de forma manual y 4 en automático.

El Ayuntamiento recepcionará el Charco de la Pava en 6 meses - abcdesevilla.es

Comentarios