Chapuzón en el Guadalquivir - El Correo de Andalucía

 

Chapuzón en el Guadalquivir

Comentarios Comente esta noticia

 

Enviar a: facebook Facebook twitter Twitter meneame Meneame delicious Delicious

Rocío R. Gavira, Sevilla Actualizado 18/07/2011 21:33

Esto es lo que no debe hacerse (en el Guadalquivir). - F. J. Jiménez (ATESE)

Puente de Triana; dos de la tarde; 41 grados marcan los termómetros. Un grupo de ocho chavales -de unos 17 o 18 años- está bañándose en el río Guadalquivir, en esas aguas verdosas y turbias tan propias para refrescarse. Cuatro de ellos están en remojo y los otros, un chico y tres chicas, en el puente, en bañador, deshojando la margarita que determinará si es prudente lanzarse al agua desde esa altura. Uno de ellos tira sus chanclas para ver cómo es la caída. Parece que siguen, ¿vivas?

Lo mejor de todo acaece a unos metros de allí: a un lado y a otro de la barandilla, sevillanos y turistas esperan con morbosa paciencia a que se tiren, incluso uno está ya con su cámara preparada. Durante la indecisión, la corriente del río trae por la derecha a un pez muerto flotando...

Se queja una de las chicas, "¡ahh! Esto quema mucho", refiriéndose a la barandilla. Como si eso fuera lo importante. Desde abajo los compañeros les aprietan la moral insistiendo en que no tienen lo que hay que tener para tirarse. Parece ser que no. Mejor. Hace unas semanas se mató un chico ahí mismo.

Menos mal que llegan dos personas adultas. Uno de ellos mientras pescaba no quitaba ojo de la chavalería. Y el otro un hombre mayor; de esos que cuando lanzan una regañina le deja al más pintado el cuerpo temblón. Ambos les advierten de que por esa zona hay piedras y la caída puede ser muy peligrosa, hasta mortal. Los chicos se van con el rabo entre las piernas, el público se disuelve, el show ha terminado. O eso parecía, porque de repente dos de las chicas que más cautas parecían se agarran de la mano, meten una carrera y se lanzan al agua. De milagro no se pegaron con el bordillo. La parca les perdonó.

DE UTILIDAD

Si quiere remojarse en el interior puede acudir a los pueblos de Cazalla de la Sierra donde hay un pantano (El Pintao) y especialmente San Nicolás del Puerto en cuyos alrededores se despliega un lugar llamado El Martinete donde existe una cascada muy hermosa. También encontrará agua en el Cerro del Hierro donde se puede dar un grato paseo. Entre esos dos pueblos está la Ribera del Huéznar y un pintoresco merendero donde se puede uno bañar y hacer un picnic (pregunte por la Isla del Pescador).

Chapuzón en el Guadalquivir - El Correo de Andalucía

Comentarios