Cajasol invirtió ya 52 millones en la torre y prevé acabarla en 2013 - El Correo de Andalucía

 

Cajasol invirtió ya 52 millones en la torre y prevé acabarla en 2013Nicol Jiménez, Sevilla Actualizado 04/11/2010 12:23

Recreación del rascacielos que se construye en Cartuja.

FCC y la filial de Abengoa Inabensa empezarán a levantar la estructura este mismo mes, lo que requerirá 1.150 trabajadores 

Este mismo mes empezará a levantarse la estructura del rascacielos de la Cartuja. Cajasol adjudicó por 22 millones de euros a FCC e Inabensa, filial de Abengoa, la construcción de la torre de 178 metros (80 metros más alta que la Giralda), un proyecto que sigue adelante, como adelantó este periódico, pese a la crisis económica y a las críticas por su posible impacto visual en el Casco Histórico. De hecho, la entidad financiera ya ha invertido 30 millones en las anteriores fases de la obra. Lo que ya es oficial es que el primer rascacielos de Sevilla no estará totalmente acabado en 2012, como se anunció, sino en el primer trimestre de 2013 si no surgen imprevistos.

Según anunció ayer Cajasol, la UTE formada por FCC (con el 80%) e Inabensa (con el 20%) se encargará de la cimentación superficial y de la estructura de la torre, así como de la cubierta metálica que coronará el rascacielos diseñado por el arquitecto César Pelli, autor de las torres Petronas. Esta obra requerirá la contratación de 1.150 personas a lo largo de los diferentes periodos de desarrollo del proyecto. Sólo en la extracción de tierras -se sacaron 622.000 metros cúbicos de tierra, con las que casi se podrían rellenar cuatro campos de fútbol como el del Sevilla- trabajaron 186 operarios.

Según el cronograma de obras, empezarán este mismo mes con la cimentación superficial de la torre, lo que supone la construcción de una losa de hormigón o encepado de cuatro metros de canto. Esta losa soportará todo el peso del edificio y se encargará de transmitirlo al terreno a través de las cimentaciones ya hechas (con cuarenta metros de profundidad).

Para ello se usarán, según informó Cajasol, alrededor de 1.500 toneladas de acero y unos 6.000 metros cúbicos de hormigón, cantidad equivalente al llenado de siete piscinas olímpicas. Este encepado tiene que estar listo a mediados del primer trimestre de 2011. Sobre esa losa se iniciará la construcción de la torre, primero con la planta sótano. La obra alcanzará la cota cero de calle hacia finales del segundo trimestre de 2011. El ritmo medio previsto de construcción de las plantas es de una cada dos semanas, aunque a medida que avance la obra será de una planta a la semana.

La estructura de la torre concluirá a finales del tercer trimestre de 2012 con la coronación de la cubierta metálica prevista para octubre de ese mismo año, así que el edificio se podrá estrenar en el primer trimestre de 2013. Así lo prevé Cajasol, que en un principio anunció que la torre estaría en 2012.

La caja ya invirtió en este proyecto 30 millones de euros, a los que se suman los 22 de la nueva adjudicación. En total, según se estimó, la torre le costará 311 millones.

El sistema constructivo de los cuatro rascacielos de Madrid

El rascacielos diseñado por el arquitecto César Pelli se levantará con el mismo sistema que las cuatro torres construidas en la antigua ciudad deportiva del Real Madrid (una de ellas del propio Pelli). El núcleo de hormigón de la torre se ejecutará (excepto en la planta sótano) con un sistema de encofrado auto-trepante que irá soportado sobre el núcleo ya ejecutado que irá ascendiendo hasta coronar la estructura de hormigón. Para las obras de la estructura se emplearán dos grúas-torre trepantes que irán creciendo en altura con la torre, hasta la fase final, y que ya están situadas en el recinto. En concreto, según fuentes del proyecto, están en los extremos del eje de la planta de la torre, al sur de la parcela junto a Torretriana.

«Respeto medioambiental y gran apuesta económica»

El Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco lamentó en julio que las obras sigan adelante y recomendó que "se reconsidere el proyecto" de Cajasol, pero no incluyó a Sevilla en la lista de ciudades con patrimonio en peligro ni retiró la distinción a la Catedral, el Alcázar y el Archivo de Indias. Sólo solicitó un nuevo informe sobre el impacto del rascacielos, ahora sobre los alrededores del centro histórico. Por eso Cajasol y el Consistorio consideraron que la torre pasó un examen más. Ahora, la caja reitera que su proyecto tiene un enfoque "de máximo respeto medioambiental, con un edificio sostenible, ecológico y autosuficiente", y añade que es una "importante apuesta económica, empresarial y tecnológica" en una zona de expansión y progreso, la Cartuja.

Cajasol invirtió ya 52 millones en la torre y prevé acabarla en 2013 - El Correo de Andalucía

0