Primer golpe. ¿Sí o no?

Os pongo este artículo de Pasión en Sevilla, donde se continúa el debate que tantos pros y contras nos vá a traer a lo largo de estos próximos meses.

POR CIERTO HE INTENTADO DEJAR UN COMENTARIO EN LA NOTICIA Y NO ES POSIBLE ¿CASUALIDAD????

Ante ello y sobre todo por la coincidencia en que todas las noticias se ponen en el lado de estar a favor del traslado, yo que opino todo lo contrario, me algo algunas reflexiones en voz alta, acerca, en este caso, de la lectura de este artículo, donde se confirma que la Hermandad tenía conocimiento de esta petición hace ya unos meses y que ante la negativa de parte de la Junta, la propia Iglesia mandó a un representante para lograr aprobar el primer paso del Cabildo de Oficiales.

¿qué significa que todos los colectivos de la hermandad están a favor?
¿cómo se podéis atrever a adelantar tal comentario? Bajo mi punto de vista, estáis perdiendo el sentido del periodismo, es decir, la objetividad.
-Cuando os referís a los colectivos de la hermandad, creo que sólo habláis de la Junta, de la Banda y de los Costaleros.    Yo en este caso puedo pensar en algo que se llama, lucimiento particular.  El sentido cristiano y religioso no está en consonancia con este tema, máxime hablando también para colmo de la necesidad de un aporte económico.  La Hermandad,y la Iglesia actualmente debemos de ayudar a tantísima hambre y apuros que existen en nuestra sociedad y pasar de este tema.

Yo propongo meditar otra cosa:

¿se podría plantear que vaya el Señor de Sevilla,el Gran Poder, a Madrid?

Todo el mundo lo ve como algo lógicamente impensable. Aparte existe el posible daño a una imagen de tanta antigüedad en el transporte. Y que no me digan que no hay riesgo alguno, ya que el seguro de transporte de mercancías especiales existe, no nos olvidemos...


YO voto NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO.

Primer golpe. ¿Sí o no?

Escrito por José Cretario Domingo 11 de Abril de 2010 00:35

Cristo de las Tres Caídas / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Cristo de las Tres Caídas / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Parecía que nos íbamos a llevar varias semanas recreando lo soñado y comentando lo vivido. Parecía. Porque tras conocerse que ha sido Esperanza de Triana la hermandad invitada a participar con su Cristo en el Vía crucis del Papa el 19 de agosto de 2011 en Madrid absolutamente todo gira alrededor de esta historia. ¿Debe ir o no debe ir el Cristo de las Tres Caídas con su paso a Madrid?

La disyuntiva divide a la hermandad, al barrio y a la gente de este mundo las cofradías. Incluso en la junta de gobierno existen opiniones encontradas al respecto, tanto que hasta el mismísimo Manuel Soria asistió el pasado miércoles al cabildo de oficiales convocado en la Casa Blanca (qué mejor denominación para la recién encalada casa hermandad de la calle Pureza) para intentar que al menos la junta se aglutinara en torno a una postura favorable a este traslado.

La historia viene fraguándose desde hace unos dos meses; antes de que Asenjo entregara al hermano mayor la invitación formal para participar en el encuentro, muy pocos se encontraban en la conjura de silencio aunque el secreto era ya un secreto a voces. Soria, el Presidente del Consejo Adolfo Arenas, el hermano Mayor Adolfo Vela y el Arzobispo conocían desde febrero el plan y sus dificultades para sacarlo adelante. Esas dificultades son ahora dos: el acuerdo de un cabildo de hermanos, que debe convocarse antes del 15 de mayo, y la financiación de la operación.  La primera complicación, el acuerdo, puede ser fácilmente superable habida cuenta de que los colectivos de la hermandad están por la labor de hacer historia trasladando al Cristo a Madrid. La segunda es ya harina de otro costal; la Iglesia de Sevilla no tiene dinero para aportar y la Esperanza de Triana se encuentra en una situación económica ajustada tras la culminación de las obras en la Capilla.

¿Sí ó no? ¿Debe ir o no debe ir? Si el acto es como dicen que va a ser, una concentración de dos millones de personas en torno al Papa y un Viacrucis con los pasos de todas las Semanas Santas de España, no se entendería que la Semana Santa más importante del mundo, la de Sevilla, no estuviera presente. Pero si el acto derivara a otra cosa más parecida a una exposición de pasos que el Papa pudiera ver de pasada, estaríamos hablando ya de que las Imágenes serían como un adorno de la visita de Benedicto XVI. Quizá antes de que se tome la decisión los organizadores deberían definir con mayor concreción que es lo que pretenden para que en la Esperanza de Triana pudieran tomar una decisión que en todo caso pasa por ser la más complicada de la reciente historia de la cofradía.    

Primer golpe. ¿Sí o no?

Comentarios