Una Exposición para comérsela - abcdesevilla.es

 

Una Exposición para comérsela

Especialidades de diecinueve monasterios componen la XXVII Exposición de Dulces de los Conventos de Clausura de Sevilla que hoy abre sus puertas en el Real Alcázar hasta el día 8, de 10 a 19 horas

gloria gamito / sevilla

Día 06/12/2011 - 14.21h

Una Exposición para comérsela

ABC

Cortadillos de chocolate y naranja, empiñonados, delicias de frutas, coco con chocolate, tostado de almendra, turroncillo de chocolate y mazapan del Monasterio del Socorro

0 Comentarios

Imprimir

Compartir

11

4

La Exposición de los Dulces de los Conventos de Sevilla , que será inaugurada hoy martes a las 10 horas por el arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, cumple esta edición veintisiete años, estos diez últimos en el Alcázar, y una vez más se supera para ofrecer dulces conventuales artesanos elaborados con productos naturales, que son una atracción más del Puente de la Inmaculada y el pórtico de la Navidad. Atrás queda la primera muestra de 1985, ideada por María Teresa Michaud, entonces directora del Instituto Francés, que fue la primera sede, y en el recuerdo permanecen el salón Santo Tomás del Palacio Arzobispal y la Cilla del Cabildo de la Catedral como antiguas ubicaciones. Un año más, con entrada por el Patio de Banderas, en el Palacio Gótico Real Alcázar, sevillanos y visitantes podrán elegir entre un amplio abanico de especialidades conventuales. Diecinueve monasterios, siete de la capital y doce de la provincia, acuden con lo mejor de sus obradores, recetas muchas de ellas de siglos y otras espectaculares innovaciones llenas de sabor.

Este año como novedad las clarisas de Estepa traen a la exposición pasteles de gloria además de mantecados y mazapanes, y las clarisas de Santa María de Marchena bienmesabe, elaborado con almendra, azúcar y huevo, y mariclaras que son una especie de bizcotelas rellenas de cidra y de bienmesabe, así como roscos de anís y roscos de canela. En los monasterios de la capital sólo hay dos innovaciones. Las cookies de chocolate de San Clemente y las tortas de aceite y perrunillas de coco y huevo de Madre de Dios. San Clemente además lleva cortadillos, piñonadas, dulzuras clementinas, corazones de Santa Gertrudis y pestiños. Madre de Dios incluye también dátiles de mazapán, bocaditos árabes, almendrados de chocolate, guindas almendradas, naranjitos, roscos de anís, gallina en leche y coquitas de La Habana. Las agustinas de San Leandro llevan el más famoso de los dulces conventuales sevillanos, las yemas de San Leandro. En el torno venden además, pestiños y magdalenas. Necesita mucha ayuda San Leandro para poder arreglar una parte del monasterio que está en mal estado. De Santa Inés llegan los célebres bollitos, uno de los dulces más antiguos. Llevan además mantecados de ajonjolí, azúcar y almendra, cortadillos y cajas surtidas.

Turrón a la piedra, alfajores mozárabes, bizcochos de frutas, pimientos morrones en almíbar, higos en almíbar, cremas de castaña, de batatas y de membrillo y su amplia gama de mermeladas son las especialidades de las jerónimas de Santa Paula. El convento del Socorro llevará sólo una parte de su amplia gama de especialidades, entre ellas cortadillos de chocolate, mantecadas de Viena, turroncillos de chocolate y bombón turrón, dátiles rellenos de turrón con nata y cubiertos de chocolate y pasta real. Sin azúcar este año sólo ofrecen almendrados y cocadas. Las carmelitas de Santa Ana siguen fieles a las mantas, pestiños, yemas de Santa Ana, trufas y cordiales de Totana , entre otros.

No hay que olvidar las especialidades de chocolate y los turrones de las jerónimas de Constantina; los lazos de hoja y los merengues de San Andrés de Marchena; los bizcochos marroquíes y las galletas mexicanas de las aliadas carmelitas descalzas de la Santísima Trinidad de Écija, las peritas y manzanitas y delicias de Santa Clara de Morón; las tortas inglesas y los roscos de aceite de Santa Clara de Carmona; los alfajores y las tortas de San Martín de Porres de Santa Florentina de Écija; los corazones de almendra de las clarisas de Alcalá de Guadaíra; los lazos de café y la masa real de la Encarnación de Osuna; y las kirschetas y el mazapán de las jerónimas de Marchena. Mucho donde elegir en una Exposición para comérsela

Una Exposición para comérsela - abcdesevilla.es

Comentarios