La calle Betis y la Gavidia suman 15 expedientes sancionadores...

 

La calle Betis y la Gavidia suman 15 expedientes sancionadores a bares

Los vecinos denuncian las dificultades para andar por las aceras y los problemas generados por los ruidos en dos zonas declaradas acústicamente saturadas

J. Parejo · N. Márquez | Actualizado 06.11.2011 - 05:03La colocación de veladores sin licencia en las zonas más atractivas del casco histórico se ha convertido en una práctica habitual en negocios de hostelería que optan por ocupar de manera ilegal la vía pública, pese a las sanciones de, al menos, 600 euros, que supone este incumplimiento de la normativa municipal. En la calle Betis el Ayuntamiento ha abierto recientemente diez expedientes sancionadores a los propietarios de establecimientos de hostelería que incumplen la normativa, a los que se suman otros cinco expedientes sancionadores en la Plaza de la Gavidia.
Vecinos de la calle Betis ya han presentado varias denuncias ante la Gerencia de Urbanismo y también han acudido al Defensor del Pueblo para tratar de normalizar la situación. "Hay tramos en los que la acera está ocupada al 100% por los veladores y los vecinos nos vemos obligados a andar por la calzada en muchas ocasiones. Es imposible pasar, por ejemplo, con un carrito de bebé", denuncia un residente. Dicen los que viven en Betis que las molestias por el ruido son constantes y denuncian que pese a ser una zona declarada acústicamente saturada, en los últimos años se han concedido nuevas licencias. El Ayuntamiento, por su parte, explica que en esta calle están autorizados sólo 38 veladores en seis bares. "Algunos incluso se han apropiado del muro del Guadalquivir que funciona a modo de banco, donde han colocado hasta cojines para los clientes. En otros hay antorchas, macetas, carpas e incluso, moquetas", se queja un vecino, que exige explicaciones al Ayuntamiento.
Otro de los puntos más afectados por la ocupación de la vía pública es la Plaza de la Gavidia, un claro ejemplo de que la peatonalización que han sufrido varias zonas en la ciudad ha traído consigo una importante proliferación de veladores en las calles. La Plaza de la Gavidia, que fue peatonalizada en uno de sus testeros, de aproximadamente 50 metros, a propuesta de algunos vecinos y comerciantes, es uno de los ejemplos más claros de una práctica que se repite sin cesar en el Casco Histórico. De los cuatro bares que hay en la plaza, dos de ellos en el extremo norte (zona peatonalizada), sólo uno dispone de la pertinente licencia municipal para poder colocar mesas y sillas en la vía pública, según han confirmado fuentes municipales a este periódico, aunque no precisaron cuál era el establecimiento. Ante este incumplimiento de la normativa, la Gerencia de Urbanismo, a través de la sección de Disciplina de Medio Ambiente, mantiene abiertos cinco expedientes sancionadores en un enclave que, además, está declarado Zona Acústicamente Saturada (Zas), por lo que, según la normativa, no se deberían permitir las mesas en la calle.
Los beneficios de la peatonalización parecen evidentes para los dueños de los locales. Antes de que se acometiera, los bares afectados sólo podían colocar un par de mesas altas a las puertas del establecimiento. Desde que se ejecutó la obra de la Gavidia, en la pasada primavera, el mobiliario en la calle se ha multiplicado. El pasado jueves al mediodía, uno de los bares de la zona peatonal tenía instalados 13 veladores con sus correspondientes sillas, mientras que el otro disponía de 14 mesas altas y taburetes para los clientes, todo ello, a pesar de que en toda la plaza sólo hay autorización para siete veladores. En el otro extremo, el local que hace esquina con la calle Baños disponía de siete mesas, mientras que la cafetería de la misma acera contaba con otras seis.
Las multas por los veladores ilegales se han disparado durante el último año. Hasta el mes de septiembre, las penas coercitivas habían aumentado un 102% con respecto al año 2010. En Urbanismo atribuyen en buena medida este incremento a que los establecimientos han habilitado zonas para que los clientes puedan fumar fuera, al estar prohibido en el interior de los locales. Las sanciones por la instalación de veladores ilegales se calculan en función del 10% del precio de la instalación, por lo que el castigo mínimo para terrazas sin licencia nunca es inferior a los 600 euros.
Para que el Ayuntamiento abra un expediente contra cualquier establecimiento es necesario que existan denuncias previas de los vecinos.

La calle Betis y la Gavidia suman 15 expedientes sancionadores...

Comentarios