Dos detenidos por el crimen de la botellona - El Correo de Andalucía

 

Dos detenidos por el crimen de la botellona

I. Comesaña, Sevilla Actualizado 10/04/2011 21:33

El Charco de la Pava acogió, una vez más, uno de los clásicos macrobotellones que se convocan a través de la red. - Javier Cuesta

Han sido detenidos un adulto y un menor de edad, el primero como supuesto autor material.

La Policía ha detenido a un adulto como supuesto autor material de la puñalada que el pasado 25 de marzo acabó con la vida de Francisco José Guerrero Vargas, un joven de 23 años vecino de La Puebla de Cazalla que participaba en una macrobotellona en la Cartuja, según informaron fuentes cercanas a la familia. Las numerosas declaraciones recabadas a los testigos han sido determinantes para identificar al supuesto agresor y a otro joven, menor de edad, cuya participación no está clara, ya que la Policía no facilitó ayer ninguna información salvo la confirmación de los dos arrestos, pese a la trascendencia que el caso ha tenido durante las dos últimas semanas, en las que se han producido incluso manifestaciones para solicitar la colaboración ciudadana.

Estas dos personas fueron detenidas el viernes por la noche, según fuentes cercanas a la familia, por lo que como máximo esta tarde tendrían que ser llevadas ante el juez, al cumplirse las 72 horas que establece la ley para que una persona pueda permanecer detenida mientras se concluyen las diligencias.

La hipótesis que barajaba la Policía era que una brevísima discusión previa se habría zanjado de forma fulminante con la certera puñalada en el corazón que mató a Francisco José antes incluso de llegar al hospital Virgen del Rocío, donde se certificó su muerte. Varios familiares y amigos que estaban con él en ese momento dijeron que les habían rajado una rueda del coche y que la víctima se dirigió a quienes lo hicieron para preguntarles por qué. Estos testigos describieron a los supuestos implicados, a los que pudieron ver con claridad, aportando incluso el dato de que uno de ellos llevaba tatuajes, aunque según estas fuentes el detenido como autor material no sería ese joven. La Policía se refirió entonces a una discusión “breve entre pocas personas, cuatro o cinco”, aunque la familia dice que ni siquiera hubo pelea y que la agresión ocurrió sin previo aviso.

Familiares de la víctima quisieron dejar claro ayer que los detenidos no son vecinos del municipio, “ni de localidades cercanas”, según aseguró la Policía a la madre del fallecido cuando ésta se interesó por saberlo. Esto podría descartar la hipótesis de que se conocieran y que hubiese conflictos previos entre ellos.

Durante estas dos semanas, la Policía ha interrogado a numerosas personas que asistieron a la botellona, convocada para celebrar la llegada del buen tiempo y en la que llegaron a congregarse 6.000 personas en el Charco de la Pava. Francisco José acababa de llegar y estaba aún junto al coche, aparcado en la calle Gregor J. Mendel, cuando se produjo el incidente. La aglomeración de personas era tal que tuvieron que ser sus amigos los que lo sacaron del recinto en coche para llevarlo hasta una ambulancia, que lo evacuó de la fiesta en medio de botellazos de la gente.

El joven había nacido en Ibiza pero llevaba años viviendo en La Puebla de Cazalla, desde que su madre se separó y regresó a su localidad natal. El chico, que no había terminado los estudios, estaba parado pero trabajaba ocasionalmente en el campo, la construcción y otros trabajos que le ofrecían, según su familia. El día de la botellona no tenía previsto acudir, pero unos primos suyos se acercaron a buscarlo y lo convencieron para acudir juntos. En torno a las nueve y media, recibió la puñalada mortal.

"Ahora les toca a los jueces hacer su trabajo"

“Los asesinos han visto mi cara de pena, ahora yo quiero ver la suya de vergüenza”, dijo ayer la madre de Francisco José Guerrero, Milagros Vargas, al conocer las detenciones. “Lo que me queda es verles la cara,”, insistió. La mujer ya había dicho días atrás que no tenía prisa por que el caso fraguase en detenciones porque a su hijo ya nadie se lo iba a devolver, “porque está en el cementerio”, como recordó ayer. Por eso, prefería que la investigación estuviese bien sustentada para conseguir una condena, y ayer reiteró que una vez que la Policía ha hecho su trabajo, “ahora les toca a los jueces, en los que también confío para que hagan Justicia”. “Ahora lo que hace falta es que haya un juicio y que les pongan la máxima condena”, aseveró.

Milagros Vargas también quiso agradecer el apoyo recibido por sus vecinos de La Puebla de Cazalla, que la han arropado durante estas semanas e incluso se han manifestado para hacer llegar a cualquier testigo el mensaje de la familia, que pedía que las personas que hubiesen visto cualquier cosa durante la botellona no tuvieran miedo de declarar ante los investigadores y asumiesen su deber de contribuir a aclarar la muerte de su hijo.

La madre de la víctima insistió en que ha recibido muy buen trato de sus vecinos, tanto de los amigos de su hijo como de otros puebleños que le han dado el pésame por la pérdida de Francisco José, que aunque había nacido fuera llevaba ya años viviendo en el municipio, donde la familia es muy conocida al ser tan numerosa, ya que Milagros tiene 12 hermanos.

Dos detenidos por el crimen de la botellona - El Correo de Andalucía

Comentarios