Triana, territorio comanche - abcdesevilla.es

 

Triana, territorio comanche

Monteseirín, entre las críticas de comerciantes y vecinos, anuncia que San Jacinto volverá a estar desde la semana que viene 3 meses en obras

M. D. ALVARADO / SEVILLA

Día 06/08/2010 - 08.09h

RAÚL DOBLADO

El alcalde responde a las críticas por la peatonalización

Triana, y más concretamente el tramo «peatonalizado» con carril bici de la calle San Jacinto, entre Pagés del Corro y el Altozano, se hizo ayer territorio comanche para el alcalde de Sevilla. Alfredo Sánchez Monteseirín. Fue para decir que esta vía central del popular barrio volvería a estar en obras durante tres meses y salió asaeteado por las críticas, tanto las «sotto voce», desde la prudente distancia, que lanzaban unos, como las de a voz en alto que lanzaban comerciantes y vecinos por las consecuencias de esa peatonalización.

La contienda se inició en el cruce de la calle Pagés del Corro y allí mismo una señora, responsable de una tienda de ropas cercana, le dijo a bocajarro «se ha cargado usted la calle», a lo que Monteseirín contestó «igual que en la avenida», en alusión al «éxito» —según él— de esa peatonalización con tranvía de 80 millones de euros incluido. Poco después la comitiva que acompañaba al alcalde —delegada de Hacienda, Nieves Hernández, el delegado de edificios municipales, Joaquín Díaz, y el nuevo director de la Delegación de Presidencia, Lucrecio Fernández, amén de varios técnicos y asesores—, se decidió a recorrer la calle, pero antes de llegar al Altozano le llovieron nuevas críticas. Y en esta ocasión en voz en alto: los propietarios de una tienda textil que le recriminaron la peatonalización de la calle señalando que nadie les había consultado. Un asesor municipal intentó calmarles diciendo que tras las obras todo sería para mejor, a lo que los comerciantes respondieron «sí, ¿pero de qué comen mis hijos este año?». Cuando la comitiva llegó al Altozano, los intentos de los vecinos de dirigirse al alcalde fueron frenados por éste aduciendo que tenían que esperar a que se atendiese a la prensa, lo que fue respetado. Luego, cuando ya había señalado que la obra para adecuar la calle a su nuevo uso «peatonal» se iniciaría la semana que viene, duraría tres meses y costaría 295.000 euros, y asegurando que a pesar de las críticas recibidas estaba confiado en que, al igual que pasó en Asunción, cuando la obra esté terminada tendrá la confianza del 100% de los ciudadanos, la tensión volvió a esa zona de Triana. Un vecino le reclamó un sistema que delimitase el carril bici por los peligros que éste supone para los comerciantes y el alcalde le dijo que no había que demonizar aquél ya que más peligrosa era la calle cuando había el riesgo de que te atropellase un autobús. Luego, una vendedora del mercado de Triana le echó en cara que la gente había dejado de ir a comprar a la zona porque no tenía dónde aparcar. La respuesta del alcalde, muy serio, tan serio que la mujer no dudó en calmarle con un «yo no estoy en contra de usted», fue que había más aparcamientos que antes, adobada por los comentarios de la comitiva que señalaban a la mujer un «eso es un hablar por hablar», a lo que ésta respondió con un rotundo, «no es hablar por hablar, es lo que me dicen los clientes, y que sepan, que la gente mayor ya no viene, porque además se montan en el autobús por la mañana y éste les da un rodeo que llegan por la tarde».

Triana, territorio comanche - abcdesevilla.es

Comentarios