Una chuminá estival.

QUE SÍ, QUE ÉSTO ES UNA CHUMINÁ, YA LO SÉ,  PERO A MI ME ACABA DE SERVIR…

Nos puede pasar a todos, tenemos un reloj y se nos olvida quitárnoslo en la ducha, nos tiramos a la piscina sin dejarlo en el bolso de playa o nos mojan los niños con la pistola de agua. Quizás sea sumergible, pero si no es así, y quieres quitarle cuánto antes ese exceso de humedad toma nota de este sencillo y fácil consejo.

Coge el reloj y sumérgelo en un cuenco lleno de arroz, a ser posible mételo antes en un calcetín pequeñito o en un saco de tela para evitar que el polvillo blanco del cereal se introduzca por el mecanismo del reloj. Cómo verás es muy fácil, además si vives en zonas excesivamente húmedas el arroz puede serte de gran ayuda.

En Ahorro diario |

0