La reordenación del tráfico en Triana obliga a un rodeo cinco veces mayor

 

De San Jacinto al puente habrá que recorrer un kilómetro, frente a los 200 metros actuales

La reordenación del tráfico en Triana obliga a un rodeo cinco veces mayor

Siete calles cambiarán  de sentido circulatorio y se modificará el itinerario de hasta cuatro líneas de autobús en diciembre.

24 Octubre 09 - Gonzalo Núñez García

sevilla- La peatonalización de San Jacinto aleja irremediablemente el puente de Triana para los conductores que confluyen desde el Aljarafe y este sector de la ciudad con intención de cruzar hacia el otro lado de Sevilla. Frente a los 200 metros que separaban San Jacinto en su cruce con Pagés del Corro del puente de Isabel II, ahora los vehículos deberán afrontar un rodeo cinco veces superior en tiempo y espacio, con hasta un kilómetro de «callejeo» por Pagés del Corro, Procurador y Castilla.
Será la más importante de las consecuencias derivadas de la peatonalización de este tramo de San Jacinto, aunque el cambio supondrá la reordenación del sentido de la circulación de hasta siete calles: San Vicente de Paúl, Clara de Jesús Montero, Castilla, Manuel Arellano, Génova, Paraíso y el último tramo de Pagés del Corro. La modificación se hará efectiva el próximo mes de diciembre. Los cambios también se aplicarán sobre cinco líneas de Tussam: C3, 43, 40 y 41 y 42, que se fusionan para reajustar recursos tras la incorporación de la Línea 1 del metro.
El delegado del Distrito Triana, Alberto Moriña, y el delegado de Movilidad, Francisco Fernández, comparecieron ayer para presentar la reordenación de tráfico y defender los criterios de sostenibilidad del Ayuntamiento frente a las protestas vecinales y de comerciantes. Así, resaltaron que los cambios acabarán con la «dificultosa» movilidad de Triana y favorecerán su «conectividad» con el resto de la ciudad y dentro del barrio. «Triana seguirá conectada con Sevilla y con lo que le rodea», defendió Moriña.
El tramo peatonal de San Jacinto comenzará a adecuarse en diciembre, tras el cierre de la vía. Este entorno tendrá accesos a vehículos de residentes y carga y descarga en las calles Alfarería y Rodrigo de Triana. Asimismo, el Ayuntamiento asegura que se crearán 24 plazas de aparcamiento en cordón junto a Pagés del Corro, se recuperarán 30 en San Jacinto a la altura de Justino Matute y se dispondrán otras 30 en Pagés del Corro en dirección hacia el puente de San Telmo.
Fernández defendió que la modificación servirá para «adecuar la demanda a la capacidad de la vía» con medidas que «apacigüen» el tráfico. Frente a la tradicional preponderancia de San Jacinto como nexo de unión con el puente y, por tanto, con Sevilla, Pagés del Corro pasa a ser el eje vertebrador del tráfico de la zona, ya sea para ir al puente de Isabel II como al de San Telmo. República Argentina puede ser, por su parte, la solución mayoritaria de quienes vengan del Aljarafe.

El plan, una «burrada»
Los vecinos valoraron de manera negativa la reordenación del tráfico propuesta por el Ayuntamiento, puesto que «obliga a dar una enorme vuelta al barrio». El portavoz de la Plataforma Trianera, Ángel Bautista, criticó la «burrada» que, a su juicio, supone la nueva disposición de los sentidos de la circulación, que obliga al residente a tener que «recorrer media Triana, desde Pagés del Corro hasta Castilla, pasando por Clara de Jesús Montero» para poder acceder a la periferia de la zona.
Bautista comparó las actuaciones del Ayuntamiento con las del «Despotismo Ilustrado».

La reordenación del tráfico en Triana obliga a un rodeo cinco veces mayor

Comentarios